scored-search
Estas chicas quieren que le perdamos el miedo a la pintura (y mientras nos tomemos un 🍷) arte

Estas chicas quieren que le perdamos el miedo a la pintura (y mientras nos tomemos un 🍷) 

Actualizada 14/03/2018 12:00

Jacinta Mura (26) y Juana Carranza Vélez (27) se dedican a organizar eventos. Una trabaja en Radio y Televisión Argentina y otra ayuda a armar, entre otras cosas, las distintas versiones de la Bienal (una expo de arte) que tienen lugar en Buenos Aires. Las dos trabajaron mucho con recitales y obras de teatro y un día decidieron que era hora de hacer populares otras formas artísticas.


Con ese objetivo en la cabeza armaron De copas y brochas, una serie de encuentros en los que artistas jóvenes charlan con gente que sabe algo, poco o nada de pintura y les proponen pintar un cuadro en 3 horas. Todo mientras se toman una copa de vino (o dos).


La música y el teatro son de lo que más ofrece Buenos Aires. En cambio, las artes plásticas son más de nicho. Si te interesan vas al museo y hasta ahí; entonces quisimos romper un poco ese concepto”, nos dijo Jacinta. Desde un principio, su idea y la de su socia es que todos puedan probar pintar y expresarse a través de esta forma de arte.

Hasta ahora consiguieron que mucha gente se cope, porque ya van por su tercer año.

“Al principio lo planteamos como ciclos de 5 fechas cada 15 días en distintos lugares. Así hicimos dos ediciones. El año pasado hicimos 2 eventos todos los meses para 30 personas cada uno. Fuimos cambiando de artistas, pero algunos los repetimos porque nos los pedían. Para este año tenemos pensado seguir con las 2 fechas por mes pero siempre en El Galpón, un bar de Palermo que queda en Niceto y Arévalo”.

El plan no es gratis. La entrada sale $ 500 e incluye la guía del artista, todos los materiales (que incluyen lo que necesitás para hacer la obra que te llevás a tu casa) y una copa de vino cortesía de Aimé. Además, adentro podés comprarte más cosas para tomar o comida tipo sanguchitos, pizza y hamburguesa (siempre en forma de tapeo, porque estás pintando).


“El vino es bastante clave porque relaja un montón. No pensás en que tenés que estar súper enfocado, hace todo más social y te predispone diferente. Se metió por estas ganas de hacerlo más divertido”, aclara Jacinta.

Cada encuentro arranca con una presentación del artista: cuenta quién es, cómo se inspira, si vive o no vive del arte, qué laburos acepta y cuáles no. “La idea es que puedan transmitir su proceso de creación y que sea algo más lúdico que académico; hasta pueden exponer sus cuadros”, cuenta Jacinta.

También dice que cada artista está encargado de musicalizar su fecha (hasta ahora pasaron desde reggae hasta electrónica) y proponer una consigna sobre la que trabajar, aunque los participantes son libres de buscar su propio estilo.


Además del calendario de siempre, las chicas van a seguir con las fechas especiales (armaron un De copas y brochas hace muy poco en el Festival Buena Vibra, en el Konex) y ofrecer esta idea a empresas.


    }
    movistar-cohete