scored-search
Cómo se fabrica el pronóstico del clima y por qué SIEMPRE puede fallar ☀️☁️☔️Ciencia

Cómo se fabrica el pronóstico del clima y por qué SIEMPRE puede fallar ☀️☁️☔️

Actualizada 21/03/2018 06:12

Soy adicta al pronóstico del clima. Cuando me voy de vacaciones, dos semanas antes estoy chequeando cómo van a estar los días en el lugar que elegí.

Si voy a la playa y la app del clima que tengo en el teléfono me muestra que va a estar feo, me pongo de mal humor.

La última vez decidí que no iba a mirar el pronóstico para no amargarme: ¡menos mal! Mi teléfono decía que iba a estar feo todos los días que duraran mis vacaciones y solo llovió dos días.


Entonces, ¿qué onda? ¿podemos confiar en el pronóstico más allá de dos o tres días? ¿Cómo hacen para saber que dentro de una semana va a estar soleado a la mañana y nublado a la tarde?

Para saber cómo se fabrica un pronóstico charlamos con Ignacio López Amorin, meteorólogo del Servicio Metereológico Nacional que nos explicó que el primer paso es hacer un diagnóstico.

“Un médico revisa a las personas, nosotros diagnosticamos cómo está la atmósfera en un momento no solo en Argentina sino en los países limítrofes también”, explica.

En Argentina hay 125 estaciones meteorológicas, dos están en Buenos Aires: una en Aeroparque y una en Agronomía, en el mismo predio que la Facultad.

“Primero vemos el mapa metereológico donde se plasman los datos de temperatura actual. Ahí entran los datos de las estaciones de Argentina y las temperaturas de Chile, Uruguay, sur de Brasil y Paraguay. Para complementar estos datos — humedad, presión, precipitación acumulada- sumamos la información de los sensores remotos, las imágenes de satélite donde uno puede ver la nubosidad que está afectando o no la Argentina y zonas aledañas y la imágenes de los radares meteorológicos”, dice.


MAPA METEOROLÓGICO DE LA ARGENTINA. FOTO: METEOBLUE.COM

El primero paso es armar un diagnóstico viendo cómo está la atmósfera en un momento determinado y en las últimas horas. A partir de eso se pueden ver las diferencias de temperatura entre una ciudad y otra, la diferencia de presión atmosférica, si aumentó o disminuyó. Todas esas variables se plasman en un mapa. Ahora se hace automáticamente en la computadora pero hasta hace unos años se hacía a mano.

“En esos mapas se traza dónde están los sistemas de alta presión atmosférica y de baja presión atmosférica, los frentes frios y calientes, los frentes estacionales y ocluidos y los fenómenos metereológicos mas destacados”, explica Ignacio.

“En otro mapa marcamos dónde se encuentran los sistemas principales sinópticos. Y para poder hacer un pronostico de cómo va a estar el clima en los próximos días tenemos que saber qué va a pasar en esos sistemas sinópticos”, cuenta.


LA TIERRA DESDE UN SATÉLITE METEOROLÓGICO¿PERO QUÉ ES UN SISTEMA SINÓPTICO?

“Los sistemas sinópticos son los que tienen impacto en el pronostico del tiempo”, cuenta. “La escala sinóptica es una escala que involucra las transformaciones de las masas de aire, cómo se transforma un sistema en pocos días (4 o 5) y en un espacio que puede de ir de unos pocos kilómetros hasta 2000. Podemos ir de una escala de segundos, por ejemplo una ráfaga de viento al nivel del suelo, a una escala de cien años, que estudia el cambio climático o el deshielo”.

Ignacio explica que la atmósfera es la masa gaseosa mas inestable que existe y que, por eso, siempre que hablamos de pronóstico hablamos de probabilidades. O sea: siempre existe la posibilidad de que eso que se está pronosticado no suceda.

“Hubo un físico, el norteamericano Edward Lorenz, que demostró que la atmósfera no se puede pronosticar con más de 5 o 6 días de anticipación porque después de esos días reina el caos. Esto está demostrado matemáticamente: las ecuaciones que podemos hacer para proyectar dejan de ser precisas después de los 6 días”.


Ignacio explica que, por ejemplo, los meteorólogos pueden preveer que un sistema de baja presión que registran en un mapa se va a profundizar o va a llegar mañana a Buenos Aires con menor intensidad.

Pero si por alguna razón impredecible cambia la temperatura o el nivel de presión o de humedad, ese sistema de baja presión que pensaban que iba a llevar más leve llega en cambio intensificado.

¿Resultado? En vez de tener un cielo nublado con lluvia se larga a llover con todo y hay mucho viento. O sea, se arruinó el asado.

“A medida que más nos extendemos con el correr de los días, más incertidumbre hay en el pronóstico. La confianza al pronóstico de mañana es mucho más alta que al pronóstico de diez días. Yo mañana tengo mas chances de que ese sistema de alta presión o de baja presión se desplace como yo tengo previsto, en cambio a diez días podría pasar que ese sistema de baja presión esté a 1000 km de dónde está ahora o no existir más. Más tiempo, más incertidumbre, más caos”.

    }
    movistar-cohete