Libros Estas editoras convocaron a ilustradoras mujeres para un libro y se tuvieron que bancar un brote machista 😨

Se llama Ediciones Invisible y es una editorial hecha por cinco chicas, lideradas por sus dos editoras: Micaela Sánchez Malcolm y Tatiana Pollero.

No publican cualquier libro y no lo hacen de cualquier manera.

Son libros ilustrados por muchos profesionales del dibujo de toda América latina y su impresión es bancada por una comunidad que no deja de crecer, vía plataformas de crowdfunding.

Hasta ahora tienen editados dos libros: Invisible a los ojos e Insensato.

El primero es una bellísima versión ilustrada de El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry (con prólogo de Alejandro Dolina); y el segundo contiene ocho cuentos de Edgar Allan Poe (entre ellos, “La caída de la Casa Usher” y “El corazón delator”, con prólogo de Juan Sasturain).

12337

Las convocatorias para ilustrar ambos libros las hicieron por Facebook, sin muchos problemas.

Entonces, para su tercer proyecto -del que no quieren contar mucho- decidieron hacer una nueva convocatoria vía red social que fuera exclusiva para ilustradoras mujeres.

Dice Mica:

Embed
“Fue la convocatoria más grande que tuvimos en la editorial. La lanzamos, duró 20 días y se inscribieron más de 5.500 artesanas o profesionales de la ilustración”

Pero sucedió algo que no se esperaban: empezaron a caer comentarios negativos sobre la decisión editorial de convocar únicamente a ilustradoras femeninas.

12338

La editora explica las razones que motivaron la convocatoria:

Embed
“En este proyecto de libro que estamos desarrollando tenemos un término que subyace : el de mujer.
Embed
Mujer entendida en términos de genero, de construcción, de identidad y todo lo que eso conlleva. Y eso en un contexto de una demanda social, política, económica muy fuerte con respecto al rol de la mujer, que incluye al asesinato de la mujer.
Embed
Es en este concepto que decidimos ir por esta vía para uno de los libros. Y dado que en la editorial somos cinco mujeres trabajando en forma horizontal y bastante piola, decidimos también que si vamos a hablar de mujeres era necesario trabajar con ilustradoras mujeres.”

Esta idea fue la que intentaron explicar cuando aparecieron los primeros comentarios megacríticos y hasta ofensivos. Pero fue en vano.

Hubo 20 o 30 comentarios que repetían una y otra vez la misma pregunta de diferentes maneras: “¿Por qué mujeres?” “Deberían explicarnos por qué mujeres”, cuenta Micaela que les tiraban.

12339
Embed
“Y, en algún punto, nosotras sosteníamos que no teníamos que justificar nada, era una decisión editorial estético-ideológica de simplemente abrir una convocatoria para cualquier mujer que quisiera participar desde su lugar de ilustradora”
Embed

Micas le dice a UNO que la decisión tuvo que ver con los resultados de convocatorias anterior: en Invisible, la proporción entre hombres y mujeres dibujantes fue de 80/20.

Y eso porque de cada 10 postulantes a ilustrar, ocho eran varones. “También podía haberse cuestionado eso”, señala Sánchez Malcolm.

El posteo que generó el brote machista:

Embed

Las chicas, de más está decir, nunca se achicaron.

De hecho, sostuvieron su decisión contra viento y marea y ahora están más decididas que nunca a dar la pelea. Como dice Mica:

Embed
“Es importante tomar posiciones en este debate. Se está dando un proceso de empoderamiento de las mujeres que hay que construir, defender y del cual nos sentimos orgullosas”

Acá el nombre de las chicas ilustradoras elegidas. ¡Se postularon más de 5000 pibas!

Ediciones Invisible