CienciaSabías que teníamos una neurona que se llama Jennifer Aniston 🤔

Fama, premios, el mejor pelo de los Estados Unidos… la estrella de Friends lo tiene todo. La ciencia no quiso quedarse afuera y uno de los grandes descubrimientos realizados por neurocientíficos lleva su nombre: sí señores, existe la neurona de Jennifer Aniston. Es más, si sos fan de Friends, es muy probable que tengas al menos una en tu cerebro.

Embed

Nuestro cerebro forma conexiones para las cosas que vemos una y otra vez, como familiares, mascotas o famosos. Estas conexiones son extremadamente especificas y nos permiten reconocerlas inmediatamente.

Gracias a un grupo de investigadores de la Universidad de Leicester, liderados por el argentino Rodrigo Quiroga, hoy sabemos mucho más sobre estas neuronas.

Para investigar como es este reconocimiento, los investigadores utilizaron micro electrodos que pueden reconocer la actividad de neuronas individuales en 8 pacientes.

A cada paciente se le mostraron diferentes fotos para que los investigadores puedan registrar la respuesta de las neuronas.

Por ejemplo, una participante vio 7 fotos de Jennifer entre otras 80 de animales, edificios y otras personas famosas como Julia Roberts. Su neurona ignoró todas las otras fotos, pero se activaba cada vez que aparecía una foto de Jennifer.

Resultados similares fueron encontrados en otra participante que tenía una neurona para fotos de Halle Berry.

La neurona se encendía cuando veía una foto, un dibujo o incluso solo las palabras de su nombre. Hasta una foto de Halle como Gatubela disparaba esta respuesta, aunque no pudiese verse su cara bajo la máscara. Estos hallazgos indicaron que esta neurona responde no sólo a la imagen sino que también al concepto de esa persona.

Embed

La neurona de Jennifer Aniston (o neuronas de concepto) podría ser un descubrimiento clave para entender como incorporamos la información, transformamos lo que vemos y formamos recuerdos de lo que nos resulta familiar.

Jennifer ya está acostumbrada a ver su nombre publicado en revistas, pero estamos casi seguros que nunca se imagino que su nombre aparecería en el journal científico Nature. ¡Aplausos para ella!

Embed